07Marzo2021

Quintana 248 , Santa Rosa, La Pampa || 02954 414301/02 || Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

“LOS BANCOS SÓLO PIENSAN EN SUS NEGOCIOS”

cta-autonoma-la-pampa-7

La comisión directiva de la CTA Autónoma de La Pampa, enviaron un comunicado para criticar a los bancos comerciales ya que no bajaron las tasas para prestar dinero, en el marco de la pandemia del Coronavirus: “recaudan millones en intereses”.

La CTA Autónoma de La Pampa hizo una dura crítica a los dueños de los bancos ya que “han retaceado y están demorando el otorgamiento de los créditos”, para las pymes.

Además, cuestionan que los bancos “siguen haciendo su negocio no prestándole a los que tienen dinero en descubierto, mientras le cobran tasas del 60% sobre ese descubierto. También porque recaudan millones en intereses por la financiación de tarjetas de crédito”.

Textualmente expresan lo siguiente:

SÓLO PIENSAN EN SUS NEGOCIOS

Los bancos comerciales se niegan a prestar dinero a tasas bajas pese a todo el dinero que disponen.

Nuestro País atraviesa una emergencia económico-social consecuencias de la política del Gobierno de Macri que aumentó el hambre, la pobreza, la desocupación, en beneficio de los sectores más poderosos y que se ha agravado por la emergencia sanitaria que impone la lucha contra el Covid19.  Para enfrentar la pandemia hacen falta recursos para reforzar el sistema de salud, asistir a los que pasan hambre, pagar sueldos. El gobierno nacional ha destinado el 2% del PBI para atender la prioritaria emergencia y emitió una serie de resoluciones para que el sistema financiero otorgue los créditos necesarios a tasas de interés entre el 20-24% para asegurar el pago de los salarios, el sostenimiento de la cadena de pagos y la supervivencia de las Pymes, con la garantía del Estado. Esto evidentemente no alcanza. Se demoran las entregas de alimentos en los barrios y en los comedores y merenderos; la provisión de los elementos de prevención para los trabajadores de la salud es insuficiente; los trabajadores de muchísimas empresas no cobran la totalidad de sus salarios y muchos empresarios pequeños están en dificultades para cumplir con sus compromisos, sobre todo sostener el pago de sueldos.

El Banco Central de la República Argentina está otorgando dinero a los bancos para que lo entreguen como préstamos a empresas locales. Los bancos oficiales están cumpliendo, como el banco de La Pampa, que otorgó créditos a tasa cero para el pago de salarios a las empresas locales.  Pero la mayoría de los bancos comerciales han retaceado y están demorando el otorgamiento de esos créditos. Pidiendo garantías adicionales, en particular a las Pymes, que por supuesto no las tienen por la situación crítica que están viviendo ya desde el macrismo, agravada por el “parate” de la emergencia sanitaria. Así casi todo el dinero que el Banco Central (BCRA) está inyectando en la economía en crisis para proporcionar créditos baratos, los fondos quedan retenidos en el sistema financiero sin llegar a la economía real.

En lugar de prestar el efectivo, los bancos comerciales están depositando la gran mayoría de ese dinero en el BCRA a una tasa de interés de cero por ciento. Esto puede parecer irracional. Pero lo hacen porque se apropian del dinero y siguen ganando con lo que logran retener en Leliq y los préstamos que hacen a sus clientes “de confianza”, aunque sea a tasas más reducidas. Además, que siguen haciendo su negocio no prestándole a los que tienen dinero en descubierto, mientras le cobran tasas del 60% sobre ese descubierto. También porque recaudan millones en intereses por la financiación de tarjetas de crédito, con tasas de hasta 120%, recaudan millones en préstamos personales y miles de millones en préstamos a las empresas que los tomaron a las “tasas astronómicas” anteriores.

Esto no es otra cosa que el manejo monopólico de un servicio esencial. Son los mismos bancos que embolsaron fortunas inmensas con la bicicleta financiera, con la devaluación del peso, con la usura financiera que ha sido una constante de las políticas del “mercado”. Los mismos bancos que de tanta publicidad hasta estaban en las camisetas de nuestros clubes favoritos. Ahora la pandemia y la desesperación que genera elegir la vida antes que la economía, nos pone frente al abismo de un sistema que nos ahoga. Se despreciaron los bancos estatales por el espejismo de una banca poderosa y eficiente, que ha demostrado que a los únicos que les ha servido es a sus dueños, a las grandes corporaciones financieras. El ejemplo de nuestro Banco de La Pampa tiene que mostrar que existe la posibilidad de darle a la economía un carácter social.

Es necesario en esta emergencia sanitaria que por tratarse de un servicio público esencial, establecer reglas estrictas a la banca comercial para determinar el destino de los fondos. No puede predominar el criterio del capital financiero de prestar solamente a los negocios rentables. Proponemos declarar de utilidad pública y actividad esencial la operatoria bancaria.

logos CLATE logos CTA

Conecta con ATE